fbpx
Entrevista a Benito Olmo

Entrevista a Benito Olmo

Benito Olmo ha escrito La maniobra de la tortuga y La tragedia del girasol. Editado por Suma de Letras. 

La casualidad quiso que el día de la entrevista fuera la efeméride del nacimiento de Raymond Chandler. ¡Qué mejor presagio! Por eso empezamos preguntándole cuántas novelas del maestro se había leído. La respuesta deja claro que es un fan acérrimo.

Nos centramos en descomponer su método creativo, sus influencias, la estructura de sus novelas, los personajes secundarios, etc. Pero también hubo sorpresas: su experiencia en la autopublicación desembocó en una inolvidable aventura recorriendo ferias de libros.

Y, en primicia, nos desveló los cambios de última hora que llevó a cabo en La maniobra de la tortuga, justo antes de enviar el manuscrito a la imprenta.

Espero que disfrutéis de una charla distendida, didáctica, y de amor a la escritura y los libros.

¡Gracias, Benito, por compartir tu alma de escritor!

 

 

Ir a descargar

5 claves para encontrar buenas ideas para tu novela

5 claves para encontrar buenas ideas para tu novela

Buenas noticias: solo hay una regla.

No vale cualquier idea sino aquella que encierra un potencial conflicto. En muchas ocasiones será vital fundir ideas para lograr este fin.

Es quizá una de las partes más divertidas del proceso creativo, cuando mezclas ideas locas que parece no tener nada en común.

En este punto hay que dejar volar la imaginación y no censurarse, puede que la ocurrencia más disparatada sea oro puro.

Soy de los que creen que las mejores ideas no se olvidan, pero pasados unos días si la idea aún resuena en mi cabeza, la anoto.

1. IMÁGENES

Más allá de las revistas, en el mundo que nos rodea saltan imágenes de toda clase en cualquier momento.

Pasear por el centro comercial un sábado por la tarde es un infierno por la enorme cantidad de gente, sin embargo, si evitas los escaparates y te centras en las personas que se mueven a tu alrededor, quizá captes algo único y especial.

Si eres un aficionado a escuchar música, la próxima vez deja que esa canción o melodía conecte contigo y te inspire a crear una imagen o escena entre dos personajes.

Recuerda: es imprescindible que haya algún tipo de conflicto.

James Scott Bell en su manual «Conflict and Suspense» recomienda crear listas de reproducción con las siguientes categorías: Emotivo, Aventurero, Suspense y Pelea. Es más, sugiere mezclar las canciones y escribir escenas al hilo de la música que surja.

2. ESCENARIOS



El mal anida en cualquier parte, ya sea en un bosque oscuro o un campo de tenis a plena luz del día. Por supuesto, en tu entorno también.

El supermercado, la plaza, la estación de metro, el gimnasio, el parque, etc.

Por regla general, siempre hay gente alrededor. Imagina que algo imprevisto sucede, un disparo, o un desmayo, o una pela, es decir, un suceso que quiebre la rutina y que se abra a lo inesperado. Usa ese escenario y otro más para construir el conflicto.

Por ejemplo, en la novela «Un plan sencillo» (que Sam Raimi convirtió en película en 2007) de Scott. B. Smith los protagonistas encuentran una bolsa de dinero en un bosque nevado.

Otro ejemplo, en la novela de Marcelo Luján, «Subsuelo», casi toda la acción transcurre en un chalé en cuya piscina sucede un hecho decisivo en la trama.

3. CONVERSACIONES AJENAS

Pega el oído sin pudor allá donde una buena conversación tenga lugar.

En el autobús, en la cola de la compra, en la consulta. Eres un escritor en busca de buenas ideas en cualquier lugar en cualquier hora, tu moral no puede estar en tela de juicio.

Una vez, en Las Vegas, sentado en la última fila del autobús escuché la conversación de una mujer que, hablando por teléfono, denunciaba que había sido víctima de un ataque con gas venenoso.

Además, oír conversaciones de los demás supone una gran fuente de jerga, el lenguaje de la calle, que puedes usar en los diálogos de tus personajes para hacerlos más creíbles.

4. ROBA VIEJOS ARGUMENTOS 

Un tema siempre polémico porque siempre planea la sombra del plagio.

Pero no, no se trata de copiar tal y como aparece en la novela, solo se trata de captar la idea esencial y hacerla nuestra. Andy Warhol fotografió una lata de sopa y se hizo famoso.

¿Es plagio si nosotros fotografiamos un paquete de macarrones? No.

Si estás empezando no dudes en usar argumentos de los clásicos de la literatura, porque se ha hecho con más frecuencia de lo que puedes imaginar.

Como señala Scott Bell en el manual que antes mencionaba, Dean Koontz, el autor de «Midnight», mezcló los argumentos de «La isla del Dr. Moreau» y «La invasión de los ultracuerpos», la película de Don Siegel.

O fíjate en el argumento de «La isla de Montecristo», cuyo tema principal, la venganza, es un mito que se usa con asiduidad en el cine o en la literatura. No dudes en usar, combinar y actualizar viejos argumentos con nuevos conflictos.

5. ¿QUÉ PASARÍA SI…?

Al principio de este artículo mencioné la búsqueda de un conflicto como piedra fundamental para encontrar buenas ideas.

Seguramente “¿Qué pasaría si…?” es el mejor detonante para ejercitar la imaginación en ese camino.

Hace unos días fui a comer a un restaurante de menús. Al salir, me encontré con que mi coche estaba obstaculizado por otro. Al principio me sentí frustrado, sin embargo, a los pocos segundos llegó el dueño y lo movió para facilitarme la salida.

¿Qué pasaría si… no aparece el dueño?

Después de pitar varias veces, hubiera entrado en el restaurante a preguntar a los camareros si sabían la identidad del dueño.

De no ser así, supuse que hubiera vuelto al coche para comprobar si tenía las llaves puestas.

Generalmente, no están, pero imaginé que sí. Entro en el coche y a lo mejor veo algo sospechoso en el asiento del copiloto. O no hay nada.

Conduzco unos metros y lo aparco como si nada, pero en ese momento alguien me ve y piensa que soy el dueño. ¿Y si de ese malentendido surge una historia? Quizá esa persona se obsesiona conmigo por alguna razón equivocada.

La obsesión es un buen conflicto.

Como puedes comprobar, las ideas flotan por todas partes. Solo hay que entrenar el cerebro para que nunca te falte una buena idea o mejor dicho para que se te acumulen hasta el punto que sientas lástima por no contarlas todas.

¡A escribir!

Más información en el manual de Scott Bell:

Las mejores novelas negras de 2018

Las mejores novelas negras de 2018

A continuación dispones de un listado de mis lecturas favoritas. Están ordenadas de menor a mayor relevancia. ¡Buena lectura!

5. THE FADE OUT (FUNDIDO A NEGRO)

Me gustan los homenajes.

Es una manera de revivir una época, una sensación y un estilo de vida. El cómic de Ed Brubaker y Sean Philips lanza una turbia y pesimista mirada sobre el Hollywood de los años 40, cuando los estudios eran dueños de actores y actrices. Muchos de ellos, grandes estrellas.

A través de la atormentada visión de un guionista, se despliega una trama que no es más que una excusa para que salgan a flote la violencia, la reprensión, y la impunidad de un grupo de personas ricas y perversas.

Sin ser experto en cómics (este es el primero que compro en siglos), resalto el vívido coloreado de las viñetas y el esfuerzo por transmitir una determinada atmósfera. Además, el libro también ofrece una serie de artículos sobre esa época. Una pequeña joya con la que disfrutarás del género negro desde otro punto de vista.

>>Haz clic aquí para verlo en Amazon. 

4. A CADA CUAL, LO SUYO

¿Has mirado alguna vez un libro con cierto reparo por su fino grosor? A veces, al comprar buscamos no solo un autor o un tema que nos interese, sino también que nos cunda el precio en abundantes horas de lectura. No obstante, siempre hay notables excepciones. Te cuento una.

Sí, apenas 155 páginas. Pero es de las mejores relatos negros que han caído en mis manos, porque se aleja de los lugares comunes y anglosajones tan manidos. El autor es italiano (falleció en el 89) y sitúa la acción en Sicilia, en un pequeño pueblo de esos donde todos se conocen. Además, el elenco de personajes abarca todo el sustrato económico social de cualquier sociedad: el profesor honrado, el médico, el obispo, el farmacéutico, el potentado, la viuda… ¿Quién de ellos muere?

La historia arranca precisamente con el doble asesinato del médico y el farmacéutico. Mientras que la policía no es capaz de atar cabos, un profesor gris pero con decisión descubre un hilo del que tirar. Para su sorpresa, se encuentra solo. Nadie parece interesado en ayudarle. ¿Es que alguien poderoso maneja en silencio la investigación?

Poco a poco, con un lenguaje coloquial escrito en tercera persona, Sciascia nos va adentrando en los rumores y los secretos del pueblo. El final me resulta vibrante y, meses después de terminarla, todavía siento esa melancólica tensión cuando estoy escribiendo estas líneas.

>>Haz clic aquí para verlo en Amazon. 

3. EL LADO OSCURO DEL ADIÓS

Con más de treinta obras de ficción salidas de su productiva mente, el escritor estadounidense es garantía de un argumento sólido, bien documentado y un estilo narrativo sin ornamentos, claro y conciso. Por contra, a veces da la sensación de que escribe con una plantilla, sin riesgos, pero quizá esa sea la clave de su éxito.

La novedad en este libro es el doble hilo narrativo. Por un lado, el empleo por parte de un viejo millonario de Bosch como detective privado y, por otro, la investigación de un violador en serie, lo que conduce al paradigma habitual de las anteriores novelas. Es decir, Bosch al mando y contra el mundo.

Es posible que Michael Connelly sintiera la falta de peso en el segundo argumento y deseara compensarlo con esta pirueta narrativa. Si fue así, ambas funcionan como un reloj, pasando de una a otra con fluidez e incluso mezclándose, aunque solo tangencialmente.

No obstante, aunque el clímax de la novela se produce en relación a su labor como detective privado, el momento de angustia y tensión proviene del caso del violador en serie. Es aquí donde «El lado oscuro del adiós» cobra vida. Michael Connelly se inventa un puñado de capítulos donde resulta imposible dominar el ansia de saber qué cojones sucede a continuación.

Los malos siempre caen, pero el autor norteamericano es capaz de dotarles de ingenio y maldad para hacerlos interesantes.

>>Haz clic aquí para verlo en Amazon. 

2. LA VERDAD DEL CAIMÁN

 

Existe un subgénero llamado «noir mediterráneo» que fue concebido a raíz de las novelas de Vázquez Montalbán. Aunque se dice que el verdadero origen fueron las novelas de Jean-Claude Izzo, A través del inspector Fabio Montale retrató la Marsella más oscura.

Massimo Carlotto es uno de los alumnos aventajados de este movimiento que busca poner al descubierto las miserias de la costa mediterránea. «La verdad del Caimán» es el inicio de una serie de dos novelas cuyo protagonismo recae sobre un exconvicto apodado el Caimán. Aquí reside la fuerza de la originalidad de esta historia.

No se trata del clásico detective, sino de un hombre que sabe moverse como pez en el agua en los bajos fondos de Roma.

Gracias a su pasado carcelario, su red de contactos es amplia y eficaz, a los que recurre cuando necesita ayuda o para seguir una pista. El Caimán, además, sufre la injusticia de haber sido encarcelado injustamente, hecho sobrevuela sobre la novela sin entrar en grandes detalles.

En esta primera entrega, el Caimán ha de resolver una muerte del pasado que le llevará a enfrentarse a una serie de hombres políticamente bien establecidos que harán todo lo posible para que su secreto no salga a la luz.

>>Haz clic aquí para verlo en Amazon. 

1. HABANA RÉQUIEM

El arranque de la novela me despertó curiosidad. Se inician varias tramas lideradas por distintos policías, aunque con la raíz común de pertenecer a La Mazmorra, una comisaría de La Habana.

La impresión de esta técnica fue el sentir que «leía» una serie policíaca de televisión, sin embargo, este detalle no frenó la lectura. Me conciencié de que mi bagaje como telespectador me inclinaba a tomar juicios prematuros.

¿Por qué no aplaudir a un autor que se atreve a acometer un plan narrativo diferente? ¿Por qué no aplaudir la idea de mostrar un elenco de personajes en un primer libro para quizá posteriormente dar a luz novelas con ellos como protagonistas absolutos?

«Habana réquiem» no es uno de esos historias construidas para alimentar el ansía de lectura. No es el cometido de Hernández. Su deseo es mostrar una cierta cotidianidad en el trabajo de la policía para, con la ayuda de las diferentes historias, componer un interesante y fragmentado retrato de la clase media marginal en Cuba.

A veces es inevitable que dramatice los hechos para mantener el interés, pero no se obsesiona con ello, no existen grandes puntos de giros, los personajes no sufren de un trauma personal, ni se enfrentan a villanos de sibilina inteligencia.

Hernández se decanta por un realismo social-policíaco mostrando a policías que observan las leyes como un obstáculo a su trabajo. Y que son capaces de infringirlas sin pudor con el fin de conseguir sus objetivos. Eso sí, los personajes caen dentro de los estereotipos: el corrupto, la ambiciosa, el violento, el veterano…

El estilo

Vladimir Hernández escribe con una precisión de cirujano. Sin caer en excesos, se recrea en los pormenores cuando describe físicamente a un personaje o un lugar. Así de esta manera les procura un calado especial. Hay jerga en los personajes más humildes, lo que destila una autenticidad que impregna todas las páginas.

Además, se aprecia una notable documentación en el entresijo del funcionamiento de la comisaría. Como así se comprueba en los agradecimientos del libro.

«Habana réquiem» es un paseo por la capital cubana, pero lejos de una visión complaciente es un mordisco a un sistema carcomido, donde la miseria humana queda al descubierto. No hay buenos ni malos, sino gente que se afana en sobrevivir a su manera.

Dice Hernández que deseaba cuestionar la supuesta apertura de Cuba. Con su novela demuestra que un cambio drástico ha de empezar desde las entrañas, no desde los medios de comunicación.

>>Haz clic aquí para verlo en Amazon.